¿QUÉ ES EL DOLOR LUMBAR?

El dolor lumbar hace referencia al dolor localizado en la parte inferior de la espalda, entre el borde inferior de las costillas y sobre el pliegue glúteo inferior, y puede estar o no asociado a dolor de la extremidad inferior.

Es un problema de salud altamente prevalente en la población y se dice que alrededor de un 75 a 80% de la población experimentará dolor lumbar alguna vez durante su vida. De las personas con dolor lumbar, un 75% tienen entre 30 y 59 años. Según la Organización Mundial de la Salud (OMS), afecta a un 45% de la población anualmente. Y es una de las principales causas de consulta médica y ausentismo laboral a nivel mundial.

Los síntomas y signos del dolor lumbar varían según la intensidad, la temporalidad y la zona afectada. Puede ser una pequeña molestia, un dolor muscular o presentarse como una sensación de ardor, pesadez o un dolor punzante. Puede ser un dolor agudo luego de un esfuerzo físico o si lleva más de 3 meses se considera un dolor crónico. Además, el dolor puede empeorar con los movimientos y se puede irradiar hacia las extremidades inferiores.

Existen muchas causas de dolor lumbar por lo que también se denomina síndrome de dolor lumbar (SDL). En la gran mayoría de los pacientes (85 a 90% de las veces) no es posible identificar una clara y única causa del dolor lumbar. Hay muchas causas potenciales y factores de riesgo asociados con el dolor, por lo que se dice que el dolor lumbar tiene principalmente un origen multifactorial. Sólo en un 10 a 15% de las veces es posible identificar una clara causa y ésta puede ser de origen congénito, del desarrollo, traumáticas, infecciosas, tumorales, metabólicas o degenerativas.

Es muy importante, para el adecuado manejo del dolor lumbar, entender e identificar sus factores de riesgo y buscar la forma de prevenirlos. Algunos de los principales factores de riesgo del dolor lumbar son:

  • Dolor lumbar previo: El principal factor de riesgo predictor para tener dolor lumbar es haber tenido dolor lumbar previamente.
  • Genética: Determina la calidad de los discos intervertebrales y su velocidad de deterioro.
  • Edad y sexo: Las mujeres y las personas mayores de 50 años tienen más reportes de dolor lumbar.
  • Obesidad: El exceso de peso significa mayor sobrecarga de las estructuras de la columna.
  • Tabaquismo: Fumar reduce el flujo sanguíneo hacia la columna vertebral, aumenta el riesgo de osteoporosis y deshidrata los discos intervertebrales.
  • Falta de actividad física: La debilidad muscular en los músculos paravertebrales, abdominales y oblicuos provoca dolor lumbar.
  • Depresión y ansiedad: Las personas con estas patologías tienen una alta tasa de dolor lumbar.
  • Trabajo sobrecargado: Trabajo físico pesado, ejercicios repetitivos y levantar objetos de forma inadecuada están asociados a dolor lumbar.

Saber identificar y prevenir estos factores de riesgo es la clave para poder evitar y manejar el dolor lumbar

Si tienes dudas sobre algunos síntomas, o te gustaría saber si requieres algún estudio adicional sobre tus molestias, o simplemente te gustaría que realicemos una evaluación de tu columna, puedes contactarnos y reservar una hora de atención con nuestros profesionales especialistas en columna.